Pymes en Venezuela: el reto de la transformación digital

En Venezuela existen alrededor de 20 mil pequeñas y medianas empresas (PYMES) y aunque son empresas con cantidades más limitadas de puestos de trabajo y capital, representan una parte significativa de los ingresos y empleos de los ciudadanos.            

Desde el inicio de la pandemia por COVID-19 en 2020, en nuestro país se han registrado 13.478 nuevas pequeñas y medianas empresas. De este universo, 10.968 forman parte del sector comercio y los 2.510 restantes pertenecen a los sectores productivo e industrial. 

Este número podría sorprender a muchos, pero lo cierto es que, como bien apuntan los expertos, una situación crítica es el mejor escenario para promover la creación de nuevas empresas, bien sea porque hay un mayor número de profesionales desempleados que se enfrentan a un ambiente con pocas oportunidades laborales o personas con ideas innovadoras que solucionan nuevas necesidades que surgen en momentos como los que estamos viviendo ahora mismo.  

En el mundo, las nuevas PYMES apuestan en su mayoría por implementar sus ideas innovadoras con la ayuda de las nuevas tecnologías emergentes. Nuestro país no es la excepción; estos nuevos negocios tienen un gran potencial y están presentes en casi cualquier rincón de nuestro terruño; luchando por abrirse paso en una economía que los desafía cada día de una forma diferente.  

Un mantra para las Pymes: transformación digital y automatización de procesos 

Un viejo refrán dice que: “El secreto para no morir es evolucionar”. Con el paso del tiempo, las empresas perderán competitividad en el mercado si no actualizan su funcionamiento y los proyectos emergentes ganarán cada vez más terreno. El punto central está en la capacidad que tengan no solo las empresas sino los equipos que las conforman de poder adaptarse a nuevos procesos y tecnologías.  

Las primeras empresas en aplicar estos procesos de modernización fueron evidentemente las del sector TI y la frase que ha recorrido el mundo como un mantra global es indiscutiblemente: transformación digital. Actualmente, el término se aplica a los procedimientos para el desarrollo de herramientas que otorgan una mayor flexibilidad a la hora de entregar soluciones eficientes a sus clientes.  

El problema recae en que muchas empresas aún creen que la digitalización se refiere simplemente a la instalación de algunos programas o sistemas informáticos y esto es un concepto bastante alejado de la realidad.  Cuando las organizaciones comprenden todos los elementos que conforman una verdadera “transformación digital”, surgen algunas preguntas: ¿Cómo iniciar? ¿Cuáles herramientas debo utilizar? ¿Qué procesos puedo automatizar?  

Pero la solución siempre estará en una buena organización y planificación; dar cada paso con base en una estructura bien planeada es lo que nos llevará a ir mejorando constantemente en cada etapa de este proyecto que muta constantemente, ya que el objetivo es nunca quedarnos estancados y siempre ir iterando en cada etapa del proyecto. 

Si nos basamos en una estrategia bien pensada y planificada podemos tener mucho más claro las respuestas a estas preguntas. Una buena opción es contar con un equipo de profesionales capacitados que no solo puedan armar este plan, sino que también asesoren esta aventura.  

El futuro de las pequeñas y medianas empresas en nuestro país es prometedor, siempre y cuando sepan adaptarse a los nuevos cambios que la industria y consumidores vayan demandando; aplicando nuevos modelos de negocio a través de los medios digitales e incorporando talento de calidad en sus equipos para responder eficientemente a los desafíos que vendrán. 

¿Quieres saber más de cómo empezar la transformación digital de tu negocio? Agenda una cita con nosotros a través del siguiente link y vamos a diseñar tu futuro con una taza de café. 

A %d blogueros les gusta esto: