“Starbucks” La Historia de un Gigante.

Si piensas en una tienda de café, probablemente la primera que te venga a la mente sea Starbucks. ¡Y cómo no!, si es la compañía de café más grande del mundo: con más de 28.000 locales en más de 70 países. 

Starbucks representa sin ninguna duda la filosofía de que una buena idea sin una buena ejecución, nunca llegará a ningún lado. 

Si quieres saber cómo Starbucks paso de ser una pequeña tienda ubicada en Seattle a ser una de las compañías más rentables y exitosas del planeta, entonces sigue leyendo. 

Historia del gigante Starbucks 

Todo empezó en Seattle en 1971, cuando el primer Starbucks fue abierto por los socios Jerry Baldwin,  Zev Siegl, y Gordon Bowker. Los tres, inspirados por el empresario cafetero Alfred Peet, abrieron su primera tienda en la que solo vendían granos tostados y máquinas de café. 

Howard Schultz se uniría al equipo en 1982, después de quedar fascinado por una muestra gratis de café: “indonesia de Sumatra” que probó en el local; aunque no fue algo fácil convencer a los socios, ya que tuvo que pasar un año antes de que lo contrataran como vicepresidente de ventas. 

En 1983, Schultz realizó un viaje a Milán y allí conocería el romance y la armonía de los bares de café italianos; espacios donde las personas no solo tomaban café, sino que generaban una conexión con el lugar. 

Al regresar a Estados Unidos, Schultz quería replicar este modelo de “estilo italiano” en América, pero sus socios no compartieron esta visión; pensaron que iba en contra de lo que Starbucks representaba en sus orígenes: que el café debía ser preparado en casa. 

Pero Schultz no se daría por vencido tan fácil, en 1985 dejaría Starbucks para iniciar su propia cadena de bares café llamados Il Giornali con la idea de hacer que la gente disfrutara más la vida tomando mejor café. 

En 1987, Baldwin le vendería Starbucks a Schultz; la fusión de los negocios ocurrió ese mismo año y desde ese momento comenzó una de las expansiones más grandes en la historia de los negocios. 

El primer Starbucks fuera de suelo estadounidense abrió en Tokio en 1996; actualmente existe al menos un Starbucks en cada uno de los cinco continentes. 

Experiencia Starbucks  

Schultz hizo de Starbucks algo mucho más que un lugar para tomar café; lo convirtió en un espacio de lujo donde los clientes pueden sentirse en un estatus superior solo por tomar una simple taza de café.  

Al igual que Apple, Starbucks tiene una misión mucho más importante que solo vender un producto o una marca, la experiencia Starbucks le genera un valor agrado al cliente: el sentimiento de estar en un ambiente y con personas de calidad. 

Schultz transformó la marca y la percepción que tenían los clientes de ella, creando una cultura totalmente nueva, esto les permitió a los clientes ver una tienda de Starbucks como un tercer lugar para estar después del hogar y el trabajo, un lugar en el que pueden descansar y relajarse (con acceso libre al Wi-Fi que es algo muy importante).  

Starbucks se centró en los pequeños detalles y estos a la larga hicieron de la compañía lo que es hoy, la personalización de los productos, por ejemplo, es solo escribir un nombre en una taza de café, pero esta acción genera una conexión con las personas, también procesos que hacen la vida más fácil como los pagos en línea y las opciones de pre-orden y pre-pago a través de una app. 

En los locales también se venden bebidas calientes y bocadillos; además de algunos otros productos como tazas, termos y café en grano. También ofrece libros, películas y CD de música (Starbucks incluso ha ganado premios en la industria musical).   

Brand love 

Starbucks ha logrado plasmar su imagen en la mente de todos los consumidores; su logo es reconocible casi en cualquier parte del mundo: la sirena de doble cola enmarcada en un círculo verde con el nombre de la marca.  

Sin embargo, este logo ha sufrido cambios a lo largo de su historia: originalmente era un poco menos conservador y mostraba una sirena semidesnuda con los pechos al aire, en un marco de color blanco y fondo marrón. (Este logo se mantiene únicamente en la original Starbucks de Seattle). 

Detrás de esta imagen hay un ejército de personas que defienden y promueven la marca en sus propias redes sociales. Cada persona que camina por las calles con una taza de café Starbucks es publicidad que no le cuesta ni un centavo a la empresa y que funciona mejor que cualquier campaña paga. 

Howard Schultz es Starbucks y viceversa. Si bien él no fue uno de sus fundadores originales, fue la persona encargada de reinventar la industria del café, creando un modelo de negocio superior al que estaba originalmente planteado y ejecutando un plan que ha convertido a Starbucks en un imperio multimillonario.   

En pocas palabras Starbucks le permite al cliente obtener no solo un buen café gourmet, sino también tener la oportunidad de conocer gente estupenda; escuchar buena música y relajarse en cualquier momento del día, bajo la filosofía “una persona, una taza de café y una comunidad a la vez.” 

A %d blogueros les gusta esto: